viernes, 14 de octubre de 2016

SIEMPRE DE LAS CONSECUENCIAS, PERO JAMÁS DE LAS CAUSAS

A propósito de la publicación recién hecha por el Ministro de Salud y Protección Social, Alejandro Gaviria, en su blog personal, referente a la reforma de la salud, en la que muy claramente muestra sus observaciones del porque el sistema actualmente no posee la viabilidad necesaria para dar respuesta a las necesidades de atención en salud de la población, y en donde sugiere la ruta requerida para ayudar al sistema al sistema a salir de la crisis que posee. El Ministro hace una reflexión y un llamado para que el sistema recobre la "Coherencia" y ponga en marcha todas las herramientas disponibles a su alcance con el fin de dar solución a los aprietos a los cuales se encuentra sometida la salud, al cabo de 10 años.

La "Coherencia" a la que hace referencia el señor Ministro muy seguramente no tiene nada que ver con el reforzamiento de los mecanismos de Inspección, Vigilancia y Control que se requieren y se deben implementar por parte del estado con el objetivo de erradicar la corrupción, la misma corrupción que toda la sociedad sabe que se queda con los recursos, no solo de la salud.

Pero al señor Ministro si le parece "Coherente" el hecho de que la población deba tributar más a fin de solventar los desequilibrios económicos y el despilfarro de los recursos destinados a la salud de los colombianos. El pueblo entonces tiene que ser "Coherente" y condescendiente con el estado, por el mal manejo que se le da a los recursos, y seguir contribuyendo económicamente a solventar los derroches del dinero de la salud, repartido entre los mismos de siempre.

Yo le pregunto al señor Ministros, ¿lo más "Coherente" no será atacar las verdaderas causas que han sumergido al sistema de salud en esta crisis tan profunda?, crisis de la que por lo visto no se ve solución alguna sin que tenga que cargarse la responsabilidad al pueblo, y no centrar los esfuerzos en tapar las consecuencias generadas por la principal de las causas, y que tiene nombre propio; CORRUPCIÓN.

Sus palabras señor Ministro, en lugar de tener un tono alentador, reflejan los verdaderos intereses de la clase dirigente de este país, quienes para todo tienen soluciones, pero siempre parciales y jamás de fondo.

Es casi seguro que por mas dinero que se le inyecte al sistema de salud con la finalidad de subsanar y recuperar los deficits que están generando tantas dificultades, terminarán quedándose en manos de aquellos que siempre se apoderan de los recursos, generándoles más riqueza a ellos y aumentando la desigualdad de las clases sociales.

Señor Ministro, con el mayor de los respetos, no proponga soluciones de escritorio, de eso bastante escuchamos a diario, mas bien sea usted "Coherente" con su discurso y su posición y combata de frente la corrupción al interior del sistema, al final todo en Colombia siempre resulta ineficiente por culpa de la corrupción, y que en este caso es la verdadera causa de la crisis financiera y el desequilibrio de las operaciones corrientes a las que usted hace referencia.

A continuación les comparto el enlace del texto completo escrito por el Ministro: Sobre la reforma a la Salud, por Alejandro Gaviria